Como parar un lanzamiento

CÓMO DEJAR DE ENGORDAR Y ADELGAZAR TUS LANZAMIENTOS

El InMail de LinkedIn puede ser una de las armas más potentes del arsenal de un vendedor. Cuando se trata de generar respuestas de los clientes potenciales, los InMails tienen una tasa de éxito del 10-25%, que es un 300% mayor que los correos electrónicos que contienen exactamente el mismo contenido. Pero hay una tendencia desenfrenada que está arruinando el InMail de LinkedIn para todos: el pitch slapping.

Son el tipo de mensajes que ofrecen muy poco valor pero que piden mucho compromiso por tu parte. A menudo, habrá una introducción vaga y genérica -o ninguna- y un argumento de venta casi instantáneo de un producto del que nunca has oído hablar, que no necesitas y que no tienes intención de comprar. No hay ningún intento de entablar un diálogo bidireccional ni de comprender tus objetivos comerciales.

Confiar en la solicitud de conexión por defecto es exactamente lo contrario. Te marca como un vendedor perezoso que no se preocupa lo suficiente por la interacción para elaborar un mensaje personalizado y atractivo. En pocas palabras, no da a los clientes potenciales ningún incentivo para aceptar o responder.

Según un estudio de CSO Insights, tres cuartas partes de las ventas B2B a nuevos clientes tardan al menos cuatro meses en cerrarse, y casi la mitad tardan siete o más meses. No es de extrañar. Los procesos de toma de decisiones son cada vez más complejos y los productos son cada vez más sofisticados.

->  Fondos de pantalla kratos

Cómo hacer un pitch en Madden 22

Como fundadores de una startup con un producto diseñado para ayudar a la gente a mejorar sus habilidades de comunicación, mi socio y yo asumimos que presentar a los inversores era una preocupación que podíamos tachar de nuestra lista. Pero no era así. Rápidamente descubrimos que teníamos mucho que aprender.

En aquel momento, mi cofundador, Tim Wikstrom, tenía décadas de experiencia en el campo del coaching y de las charlas ante grandes grupos. Yo era el beneficiario de su entrenamiento y de haber dado más charlas. Así que, naturalmente, pensamos que tendríamos algún tipo de ventaja competitiva a la hora de presentar nuestra idea de negocio a posibles inversores. Con el nivel de experiencia de mi socio, le pedí que hiciera la mayor parte de las presentaciones.

Todavía estaba en las primeras etapas de recuperación de un gran miedo a hablar en público y mi confianza era todavía inestable. No estaba convencido de mi propia capacidad para representar el producto con tanta eficacia como mi cofundador, mucho más capacitado. Independientemente de nuestros respectivos niveles de experiencia, ninguno de los dos estaba demasiado preocupado por la impresión que íbamos a dejar porque ambos entendíamos la mecánica de ser oradores impactantes y teníamos una buena disciplina de práctica.

->  11 146 15 62 87 14 106

Detener el tiro de lanzamiento fino y en trozos “DRILL”

¿Se ha preguntado alguna vez cómo consiguen los profesionales que sus lanzamientos tomen uno o dos rebotes y se detengan en seco a pocos metros del hoyo? No es magia: es el efecto. Pero los chicos del Tour tampoco tienen el monopolio. Tú también tienes el poder de hacer que la bola se eleve y se agarre.

Comienza el swing girando bruscamente las muñecas en el backswing, y luego lleva la cabeza del palo hacia la bola con toda la aceleración que puedas reunir. Olvídese de seguir, acelere la cabeza del palo tan rápido como pueda y deténgala igual de rápido, esto forzará a la bola a subir por la cara del palo y agarrar las estrías, y esa fricción es lo que hace que la bola gire – y se detenga – a toda prisa.

Cómo detener los lanzamientos

El proceso de lanzamiento está roto. No es bueno para los clientes. No es bueno para las agencias de branding. No es bueno para el proceso creativo. El problema es que hemos perdido de vista para qué sirve. Tenemos que despojarnos de lo que se ha convertido en una palabra exagerada dentro de la industria y volver a lo que el pitching fue diseñado originalmente para determinar.

->  Juegos gratis de guerra

Primero: ¿nos gustamos y somos compatibles?  Por eso es vital una reunión de química. El objetivo aquí no es conformarse con algo puntual, sino explorar la posibilidad de un futuro con un posible socio. Es importante charlar cara a cara para ver si hay chispa. Si no la hay, lo más probable es que ninguno de los dos quiera seguir adelante. Una relación superficial puede derivar en una falta de colaboración, lo que a su vez conduce a resultados insatisfactorios y a una ruptura de la comunicación. La falta de respeto mutuo y de química hace que todo empiece a tener un sabor amargo. Muy pronto, una desvinculación consciente pone fin a las cosas y se informa a la siguiente fila para un nuevo trabajo. Y así continúa el ciclo. ¿Somos nosotros los que vemos un problema aquí?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad