La composicion en la pintura

Composición arte abstracto

Historia del Arte 22 de diciembre de 2016 Eli Anapur La composición en el arte significa un ordenamiento de los elementos artísticos de una manera unificadora que hace que un resultado final sea efectivo. Esto puede significar que una obra de arte es estéticamente satisfactoria, pero a menudo en el arte moderno y contemporáneo esto incluye el logro de objetivos adicionales como ser políticamente provocador, o disruptivo de diferentes tropos visuales o sociales. La dificultad de definir la composición proviene de estas posiciones, a veces mutuamente excluyentes. ¿Puede una composición ser al mismo tiempo visualmente agradable mientras su potencial conceptual permanece inalterado? Parece que estas preguntas eran obsoletas en siglos anteriores, cuando el arte servía como herramienta de representación de diferentes dogmas religiosos y sociales. Las reglas de simetría y convención guiaban a los artesanos, aunque hoy se considera que algunas de las mejores obras del pasado son las que desobedecen dichas reglas. La escena moderna y contemporánea parece conservar la adhesión a las reglas de composición, aunque los significados contextuales que la rodean suelen afectar a las lecturas de dichas obras. El minimalismo de las “cremalleras” de Barnett Newman es un buen ejemplo de cómo la simplicidad compositiva puede representar ideas complejas comprometidas con la problemática de lo cotidiano. Para comprender mejor la importancia de la composición en el arte, examinamos su significado, sus elementos y su política.

1

Composición es el término utilizado para describir la disposición de los elementos visuales en una pintura u otra obra de arte. Es la forma en que los elementos del arte y el diseño -línea, forma, color, valor, textura, forma y espacio- se organizan o componen de acuerdo con los principios del arte y el diseño -equilibrio, contraste, énfasis, movimiento, patrón, ritmo, unidad/variedad- y otros elementos de composición, para dar a la pintura una estructura y transmitir la intención del artista.

->  Como aumentar la creatividad

La composición es diferente del tema de un cuadro. Todo cuadro, ya sea abstracto o representativo, independientemente del tema, tiene una composición. Una buena composición es esencial para el éxito de un cuadro. Una buena composición atrae al espectador y le hace recorrer todo el cuadro con la mirada, de modo que lo capta todo y finalmente se detiene en el tema principal del cuadro.

Los elementos de la composición en el arte se utilizan para disponer u organizar los componentes visuales de una manera que resulte agradable para el artista y, se espera, para el espectador. Ayudan a estructurar la disposición del cuadro y la forma de presentar el tema. También pueden animar o hacer que el ojo del espectador recorra todo el cuadro, lo abarque todo y vuelva a posarse en el punto central. En el arte occidental, los elementos de la composición se consideran generalmente:

Análisis de la pintura

Saltar a las reglas de oro de la composición | Elegir un buen tema | Planificar la composición | Crear un punto focal fuerte | Utilizar mapas de composición | Elegir colores | Espacios positivos y negativos | Escala y perspectiva

->  Director de cine americano polemico

La composición es un paso que a menudo se pasa por alto en la creación artística. Quizás todas las reglas juntas parezcan demasiado desalentadoras, pero si las abordas de una en una, te darás cuenta de que en realidad son bastante sencillas. Entender el cómo y el porqué de cada regla te da la libertad de utilizarlas creativamente de infinitas maneras o incluso de romper con ellas. Cuando se hace bien, se está un paso más cerca de crear una obra de arte convincente.

La forma de organizar y colocar los elementos de una obra de arte afectará a la forma en que el espectador la experimenta e interactúa con ella. Si los elementos que se utilizan se planifican al azar, la obra final puede acabar siendo demasiado caótica. El objetivo es que todos ellos convivan en armonía. En cada obra, uno o dos elementos pueden dominar y convertirse en el centro de atención, y los demás elementos adoptan papeles secundarios. Una composición exitosa en el arte garantiza que no haya demasiados elementos compitiendo por la atención. De este modo, el ojo del espectador sabrá dónde enfocar y podrá apreciar mejor la obra en su totalidad.

Composición del dibujo

El cuadro se orienta en horizontal o en vertical. Coloca el punto focal, tu centro de interés, en una de las intersecciones. Puedes utilizar cualquier intersección, izquierda, derecha, superior o inferior. Está situado en la intersección de las terceras líneas. El ojo del espectador es atraído hacia el cuadro y puede moverse libremente por el resto del cuadro.

->  Camara compacta o bridge

El punto focal nunca está en el centro del cuadro. Si el punto focal está en el centro del cuadro, es como sumergirse en un agujero profundo. Es difícil que el ojo del espectador se desplace a otras zonas del cuadro.

La regla de las líneas centrales es una segunda regla de composición en el arte: no pongas el tema principal de tu cuadro en las líneas centrales, ni horizontal ni verticalmente. Coloca los objetos principales a la izquierda o a la derecha de la línea central vertical y por encima o por debajo de la línea horizontal.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad