Jacques leonard el payo chac

Montaje Jacques Leonard, el payo Chac para AFB

Un hombre olvidado y sus fotografías salen del olvido en el fascinante docu “Jacques Leonard, el Payo Chac”. La notable historia de la vida del fotógrafo, escritor y aventurero titular se cuenta en gran medida a través de sus impresionantes fotos de la comunidad gitana en la que eligió vivir. La película contiene lo suficiente en su corta duración como para merecer el doble de su longitud, ya que toca ligeramente la memoria y el olvido, la ruptura de las barreras culturales y la búsqueda de las propias raíces, todos ellos temas universales que deberían ayudar a que este artículo bien elaborado y evocador encuentre un merecido lugar en las barras laterales del festival.

En 2010, los hijos de Leonard, Santiago y Alex, principales entrevistados de la película, rescataron miles de negativos fotográficos de las cajas del desván de la casa donde Leonard, un hombre con talento pero reservado al que le importaba poco comercializar sus considerables habilidades, murió en 1995. (El director Yago Leonard es el nieto del fotógrafo).

Junto con las memorias inéditas de Leonard, las fotos cuentan la historia de una vida en la que viajó por todo el mundo, trabajó como restaurador de muebles y montador de películas (con Abel Gance, según un entrevistado), formó parte de la intelligentsia madrileña tras la Guerra Civil española y conoció y se enamoró en 1952 de Rosario Amaya, una bella gitana de Barcelona con la que se casó, y que rechazó con orgullo una oferta para posar para Salvador Dalí, que se vislumbra en algunas de las fotos. El desarrollo de su relación se describe a través de extractos maravillosamente evocadores de las memorias de Leonard.

->  Cuanto tiempo puede grabar un movil

Los Caracoles

Por primera vez, la obra de Jacques Léonard se expone fuera de Europa. La exposición forma parte del festival internacional Rencontres internationales de la photogaphie en Gaspésie, celebrado en Québec (Canadá). Hasta el 30 de septiembre de 2021, las imágenes podrán contemplarse sobre un fondo natural excepcional: el Parque Nacional de Miguasha. Los visitantes podrán disfrutar al aire libre de una selección de destacadas imágenes del autor, todas ellas de temática gitana, ya que el título de la exposición, “Tsiganes”, es uno de los términos utilizados en la lengua francesa para referirse al pueblo gitano.

Photo Gaspésie es un evento único que se celebra desde hace una década en la costa de Gaspé. Por eso, en esta ocasión, la obra de Léonard interactúa con un paisaje protegido excepcional, de naturaleza salvaje y fósiles antiguos, entre los montes Apalaches y las aguas del Saint-Laurent. Un espacio y una situación ideales para debutar al otro lado del Atlántico.

La obra del Archivo de la Familia Jacques Léonard, que representamos aquí en Photographic, es especialmente popular por su retrato de la vida cotidiana de los gitanos de Barcelona desde mediados de los años 50 hasta los 70.

->  Video eclipse de sol

Gitano y Payo

Léonard, o “Payo Chac”, como le llamaba su nueva familia, consiguió de repente lo que ningún otro fotógrafo profesional había tenido antes: un acceso único a todas las viviendas de la barriada y el pleno consentimiento de sus habitantes para tomar fotografías desde dentro. A diferencia de sus colegas contemporáneos que, al aventurarse en esos entornos, solían acercarse a los curiosos gitanos con un sentimiento paternalista que reafirmaba su papel de forasteros, Léonard simplemente sacaba su cámara y fotografiaba a la gente que le rodeaba, a la que respetaba y adoraba. Durante más de dos décadas, vivió y fotografió en los barrios de chabolas que estaban al margen de lo que entonces se consideraba la percepción aceptada de Barcelona, tanto geográfica como sociológicamente. El resultado es un testimonio íntimo en blanco y negro salpicado de vestidos punteados, guitarras, caminos de tierra y pies descalzos, y que está completamente libre de crítica.

Acompañando a Jacques

Estudios recientes han dado a conocer más de su sufrimiento, pero hasta hoy se sabe poco de los gitanos que fueron objeto de persecución y exterminio por parte de los aliados del Tercer Reich en el frente oriental.

Sandu Stanescu recuerda cómo, a principios del verano de 1942, unos policías instalaron una mesa junto a la carretera, la cubrieron de papeles e hicieron listas: Familias romaníes, familias extensas, comunidades – shatras.

El gobernante de Rumanía apoyado por los nazis -el dictador militar Ion Antonescu- acababa de recibir su recompensa por atacar a la Unión Soviética: Trans-Dniester, “la tierra más allá del Dniéster”. Era un trozo de tierra en el este, entre los ríos Dniester y Bug.

->  Pros y contras del movil

Con un frío glacial y sin comida, miles de gitanos fueron enviados hacia el río Bug. Los supervivientes fueron obligados a vivir en campamentos de endebles casuchas en las afueras de los pueblos devastados por la guerra, o en establos de granjas colectivas abandonadas, para realizar trabajos forzados.

“Murieron a causa del intenso frío, porque no había nada que comer y no se podía lavar. Creo que la suciedad era el principal asesino: los piojos se arrastraban por todas partes, como hormigas repletas en un hormiguero. Ese fue nuestro calvario”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad