Cuadros famosos de goya

Saturno devorando a su hijo

c. 1797-1800 La Maja DesnudaLa Maja Desnuda fue uno de los primeros cuadros que Goya pintó para el primer ministro Manuel de Godoy, uno de sus principales mecenas. El cuadro está protagonizado por una modelo desconocida, que se cree que es la amante de Godoy, Pepita Tudo, o la Duquesa de Alba, supuesta amante de Goya. La mujer desnuda aparece recostada en una tumbona de terciopelo verde con los brazos cruzados detrás de la cabeza. Su voluptuoso cuerpo está inclinado hacia el espectador, y mira seductoramente al espectador con unas mejillas sonrosadas que sugieren un rubor postcoital. Goya rompió con las convenciones del desnudo al representar a una mujer real (no una diosa o una figura alegórica) con vello púbico, y hacer que mirara directamente al espectador; estos atrevidos detalles influirían en artistas modernos posteriores como Manet, cuya Olimpia tiene ciertamente una deuda con la Maja desnuda. Goya también creó una obra complementaria, La Maja Vestida, que ofrece una versión más casta del mismo retrato femenino. Ambas obras fueron confiscadas por la Inquisición española, pero ahora cuelgan con orgullo una al lado de la otra en el museo más importante de España: el Prado. Óleo sobre lienzo – Museo del Prado, Madrid

El tres de mayo de 1808

Francisco José de Goya y Lucientes (/ˈɡɔɪə/; español:  [fɾanˈθisko xoˈse ðe ˈɣoʝa i luˈθjentes]; 30 de marzo de 1746 – 16 de abril de 1828) fue un pintor y grabador romántico español. Se le considera el artista español más importante de finales del siglo XVIII y principios del XIX[1]. Sus pinturas, dibujos y grabados reflejaron los cambios históricos contemporáneos e influyeron en importantes pintores de los siglos XIX y XX[2]. A menudo se hace referencia a Goya como el último de los maestros antiguos y el primero de los modernos[3].

->  Pros y contras del movil

Goya nació en el seno de una familia de clase media en 1746, en Fuendetodos, Aragón. Estudió pintura desde los 14 años con José Luzán y Martínez y se trasladó a Madrid para estudiar con Anton Raphael Mengs. Se casó con Josefa Bayeu en 1773. Su vida se caracterizó por una serie de embarazos y abortos, y sólo un hijo llegó a la edad adulta. Goya se convirtió en pintor de la corte de la Corona española en 1786, y esta primera parte de su carrera está marcada por los retratos de la aristocracia y la realeza españolas, y los cartones para tapices de estilo rococó diseñados para el palacio real.

Saturno de Rubens comiéndose a su hijo

Francisco José de Goya y Lucientes fue un pintor y grabador romántico español, y el artista español más importante de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Tuvo un gran éxito en vida y a menudo se le considera tanto el último de los maestros antiguos como el primero de los modernos. También fue uno de los grandes retratistas de su tiempo. [1]

->  Cuantos toros de osborne hay

La obra de Goya comienza aproximadamente en 1762, cuando pinta un relicario para la iglesia de Fuendetodos, y continúa hasta su muerte en 1828. Durante estos años, el pintor produjo unos 700 cuadros, 280 grabados y varios miles de dibujos. Su obra evolucionó desde el estilo rococó, propio de sus cartones para tapices, hasta las personalísimas Pinturas Negras, pasando por las pinturas oficiales para la corte de Carlos IV de España y Fernando VII de España.

La temática de Goya fue amplia: retratos, escenas de género (caza, escenas galantes y populares, vicios de la sociedad, violencia, brujería), frescos históricos, religiosos, así como bodegones. Su obra, ahora en el Museo del Prado, es especialmente importante tanto por su calidad como por su cantidad. Sin embargo, su obra está presente en la mayoría de los grandes museos del mundo.

La maja vestida

c. 1797-1800 La Maja DesnudaLa Maja Desnuda fue uno de los primeros cuadros que Goya pintó para el primer ministro Manuel de Godoy, uno de sus principales mecenas. El cuadro está protagonizado por una modelo desconocida, que se cree que es la amante de Godoy, Pepita Tudo, o la Duquesa de Alba, supuesta amante de Goya. La mujer desnuda aparece recostada en una tumbona de terciopelo verde con los brazos cruzados detrás de la cabeza. Su voluptuoso cuerpo está inclinado hacia el espectador, y mira seductoramente al espectador con unas mejillas sonrosadas que sugieren un rubor postcoital. Goya rompió con las convenciones del desnudo al representar a una mujer real (no una diosa o una figura alegórica) con vello púbico, y hacer que mirara directamente al espectador; estos atrevidos detalles influirían en artistas modernos posteriores como Manet, cuya Olimpia tiene ciertamente una deuda con la Maja desnuda. Goya también creó una obra complementaria, La Maja Vestida, que ofrece una versión más casta del mismo retrato femenino. Ambas obras fueron confiscadas por la Inquisición española, pero ahora cuelgan con orgullo una al lado de la otra en el museo más importante de España: el Prado. Óleo sobre lienzo – Museo del Prado, Madrid

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad